Manifiesto

  1. Creemos que el deber de la humanidad es buscar la verdad y vivirla.
  2. Creemos que los hombres no son los propietarios de la tierra.
  3. Creemos que toda acción tiene una reacción correspondiente y que esto se llama la ley del karma, y esta acompaña a las entidades vivientes en su viaje por este mundo nacimiento tras nacimiento hasta que ellos reconozcan sus equivocaciones y alcancen la autorealización. No creemos en la existencia de una condena perpetua.
  4. Creemos que los deseos egoístas tienen cautivadas a las entidades vivientes y que estos las atan a nuevos nacimientos en este mundo material.
  5. Creemos en una alimentación vegetariana, que permita a la humanidad vivir en armonía con los demás seres vientes. Condenamos el pecado del derramamiento de sangre de billones de animales, tanto para el consumo como para el deporte, experimentos científicos, peletería, etc.
  6. Creemos que ningún hombre tiene derecho a maltratar a otras entidades vivientes, ni explotarlas, engañarlas, o abusar de ellas.
  7. Creemos que el propósito del sexo es la sagrada procreación, que se debe practicar únicamente dentro del matrimonio
  8. Creemos que ningún hombre tiene derecho a destruir la tierra, naturaleza o medio ambiente. Pasos inmediatos deben ser tomados para disminuir la carrera industrializada de la sociedad de consumo que pone en peligro el progreso de la humanidad y que destruye los ingredientes esenciales para la sobrevivencia de las generaciones por venir.
  9. Creemos que cada hombre tiene el deber de ocuparse en algún servicio útil a los demás, para calificarse en la comprensión del conocimiento transcendental.
  10. Creemos que la vida tiene un sentido y que los hombres pueden descubrirlo.
  11. Creemos que Dios dio a cada uno la sagrada libertad, mediante la cual uno puede discernir entre el bien y el mal, con el obvio propósito de eliminar el mal, cultivar el bien, y de transcender la existencia condicionada que se manifiesta vía las modalidades de la ignorancia, pasión y bondad.
  12. Creemos que nuestra mente, sentidos y conocimiento pueden captar y comprender muchas cosas materiales pero la existencia de Dios sólo puede ser realizada a través de la fe y la devoción. Amor por Dios incluye amor por todas las entidades vivientes. Nuestros sentidos son imperfectos, y el propósito de la creación es descubrir el valor del amor y la devoción hacia Dios y hacia todos los seres creados, y tomar la libre decisión de encaminar nuestra vida bajo ese espíritu. Esta comprensión quedará siempre lejos de los escépticos egoístas. Ellos no pueden comprender que su actitud explotadora es la causa por la cual no pueden encontrarle un sentido superior a la vida.
  13. Creemos que Dios ama a todas las entidades vivientes y que El satisface todos sus deseos en este mundo. El no obliga a nadie a acercarse a El, pero no puede tolerar que un hombre ocasione sufrimiento a sus hermanos.
  14. Creemos en este mundo como distintas energías de Dios las cuales se diferencian
    como:
    a) la energía todo penetrante de la fuerza impersonal (Brahman),b) la fuerza condicionada pero conciente (almas individuales o Jivas)
    y
    c) la fuerza omnipotente y omnisciente que acompaña a cada alma(Paramatma).Este último aspecto de Dios acompaña al alma en todo su camino de repetidos nacimientos en la forma de voz interna, y la aconseja como espiritualizar su vida. Aparte de estas fuerzas y energías de Dios, existe el mundo transcendental del Señor, Su morada eterna, donde todas las almas son bienvenidas tan pronto como ellas quieran abandonar el mundo del egoísmo.
  15. Creemos que las almas condicionadas necesitan conectarse con un maestro espiritual autorrealizado que esté conectado con Dios a través de una escuela genuina como también mediante una relación mística personal.
  16. Creemos que es de gran utilidad para los seres humanos ocupar diariamente algunas horas de su valioso tiempo en el estudio y discusión de las escrituras reveladas y en la meditación personal. También consideramos que el consejo de las escrituras debe aplicarse en todas las actividades de la vida.
  17. Creemos en la vida sencilla con pensamiento elevado; Cada hombre debe tener la disposición de sacrificar una parte de sus energías y ponerlas al servicio directo de Dios y la humanidad, viviendo él mismo una vida sin lujos innecesarios.
  18. Creemos que todos los hombres que tienen poder, conocimiento, riqueza o cualquier otra capacidad destacada, deben ser muy puros en su conducta personal, y estar dispuestos a utilizar su situación para proteger y servir a los menos afortunados.
  19. Creemos que la misericordia, la limpieza, la honestidad y la austeridad son los pilares fundamentales para una sociedad sana. Estos son respectivamente destruidos por la matanza de animales, el sexo ilícito, los juegos de azar y la intoxicación. Toda promoción -como publicidad por televisión, prensa, etc- de estos elementos destructivos para la sociedad humana debe ser prohibida por la ley.
  20. Creemos que todas las entidades vivientes tienen un cuerpo sutil(mente, inteligencia y ego falso) y un cuerpo burdo hecho de tierra, agua, fuego, aire y éter. El cuerpo burdo se cambia al momento de la muerte. El alma es el ser real y puede entrar en cualquier cuerpo que exista en el mundo. Esto depende del deseo último en el momento de la muerte y de las actividades durante la vida actual. Esto indica que el alma no es ni hombre ni mujer, ni negro ni blanco, ni ser humano, animal, planta, rico o pobre, joven o viejo, feo o bonito. El alma es un eterno servidor de Dios.